Worried

5/19/2013

Acabo de despertar de mi peor pesadilla.
Acabo de despertar de la que fuera mi peor realidad.
Acabo de reaccionar y de darme cuenta de que te perdí.
Perdí mi vida, perdí la tuya, perdí mis ganas de vivir.

El tiempo pasa, se derrocha, se consume, se derrite de manera intensa mientras tumbados en la nada de la mente observamos como todo, se convierte en algo mejor. Antes eras capaz de con una mirada tranquilizar mis suspiros, ahora haces que el sol desaparezca haciendo así que una nube aparezca sobre mi persona, atormentando así mis días, amargando así mis noches. Lluevo día tras día, lluevo por pensar en todo lo que sentí hizo cambiar mi forma de vivir, mi forma de pensar y mi forma de sentir. Todo por ti. Llegué a odiarme por todo lo que te quise, llegue a dar mi vida en vano por nosotros, y morí. Una noche, de repente al cerrarse el pomo, me consumí. 

Me dejaste asustada, sola, desalineada y confusa. Estaba perdida, sabía dónde estaba pero no sabía por dónde ir. Me habías dejado, me habías abandonado, habías hecho que todo aquello que hasta ahora fuera un mundo perfecto con sus defectos, se convirtiera en un tormento. Cada mañana cuando me levanto, piso primero mi pie derecho para marcar así un nuevo día, para marcar así una nueva rueda, en la que espero, no me haga peor persona de lo que me hiciste sentir tú cuando te fuiste. Te extrañé, te lloré, te busqué, moví mil hilos por volverte a ver... Pero llegó el momento en que vi, que si no me quería yo, nadie tendría motivos para quererme. Y me cansé de ti.
Olvídate de mí, yo hoy, ya no te quiero.



You Might Also Like

0 comentarios