Little Things & Little Confessions

10/29/2012

Ante nada, aunque sea innecesario me gustaría agradecer algo a cierta gente. Gente que aunque no todos estén ahí día a día, sé que estarán cuando les necesite. Gente que sin motivo alguno te preguntan qué tal te ha ido el día, o por qué lloro si no pasó nada o simplemente me otorgan el honor de pasar una tarde con ellos...
Pues mira, personalmente, esa gente son las que día a día hacen que piense que aunque tenga mil y un motivos o ninguno para llorar, todo pasará y algo mejor vendrá, y que llorar sólo dará migraña, rabia e infelicidad.
Esa gente, son los que harán que aprenda un poco más de ellos y sobretodo, un poco más de mí. En serio, mil gracias...

Cubrir sin querer algo que tienes en la frente hoy ya es imposible, tal vez no oculte nada mío, porque pocas cosas me avergüenzan sobre mí... No hay muchas, pero esas pocas, son las que hacen que a veces dude sin querer darme cuenta. 
No quiero excusarme de nada, pero si que explicaré algo... No me juzguéis, tan sólo leer.

· Tengo tendencia a unos cambios de punto de vista de lo exterior que hacen que los interiores tengan dudas de cómo deba ser. 
· Hay veces que sé que estoy bien con alguien hablando, pero soy capaz de darme cuenta, creo que como todos, de ver cuando sobro. Y eso hace que en silencio me desmoralice.
· Me gusta mantener muchas cosas de mí (personales, es decir sin personas por el medio) en silencio. Me gusta no contar mis problemas, pero aún así me gusta saber que se preocupan por mí. Y eso a la vez cuando es mucho el interés me hace sentir una mártir, algo que odio en la gente. Hacerse la víctima, hecho que hace que me calle más.
· No soy capaz de tirar lo que me regalan y después, al ver algo que tuvo un fin oscuro... Muero. Lloro y pierdo el juicio de toda lógica pasada, olvido por qué terminó y olvido que no olvidé. Hasta que reacciono y vuelvo al estatus de reflexión, ese en el cual me pregunto por qué no y por qué sí de cosas que no me gustan.
· Cada día me acuesto pensando algo diferente a la del día anterior, añadiendo y retocando cosas del día pasado y me cabreo, al ser otra vez, una indecisa.
· Muchas veces, por no decir la gran mayoría de las veces, salto a la defensiva tras un ataque o una simple crítica. Otra vez más por mi pasado, el hecho de haber perdido la moral, la personalidad y la fuerza por vivir en paz, hacen que despierte algo en mí, involuntario, que activa un carácter más que controlador y a la vez irritante y borde.
· Soy amante del amor. Aunque lo odie por dejar tanto que desear.
· Siempre digo que soy joven para ciertas cosas en concreto, pero como todos los ciudadanos de este planeta con un mínimo sentido común, he caído. Estoy pringada de ello hasta el cuello, pero procuro evitar que se note.
· Antes tenía tendencia a poner a parir todo lo que hacía la gente por que sí, ahora contra-argumento, a pulmón, cuando me debaten y me callo/asiento cuando me critican, acumulando hasta petar sin hacerlo nunca.
· He llegado a reconocer que no sé odiar. Es una excusa más para evitar reconocer que quieres a alguien que te hizo daño de alguna manera u otra.
· Tal vez sea rara, pero en realidad siempre lo soy más de lo que parezco, tan sólo es cuestión de disimularlo aparentando, como hacemos todos en esta sociedad chapuza.
· Suelo hacerme la ruda y dura. Obviamente no. Qué narices, seguiré siendo ruda y dura siempre, pero pocas veces veréis a una llorando. Privilegiados así, pocos. Tengo tendencia a intentar empatizar y muchas veces acabo perdiendo por intentar ayudar. Por lo tanto, ayudo y nunca pido ayuda.
· Hoy en día no tendría miedo a decirle te quiero a quien se lo mereciera. Soy consciente de que si no demuestras el amor que sientes hacia alguien, aunque sea por miedo, pierdes. Pierdes ese alguien a quien querer, duele ver que te lo arrebatan por haber dejado escapar ese te quiero. Aprendí, otra vez, a malas.
· No soy capaz de explicarle a nadie que quiero lo que muchas veces siento, y por eso la gran mayoría de cosas las escribo en un blog, que ni la mitad de gente que quiero que lea lo lee. Lo hago pensando que lo harán, y que así me ahorraré una faena de llantos y tristezas. Sé que algunos lo hacen, lo leen. Y por eso tal vez hoy escriba esto.. Porque aunque no sea capaz de decirlo cara a cara, lo digo. 
Unas palabras que dije, digo y diré. Palabras escritas, que no negaré, pero que nunca afirmaré, porque tal vez todo sea mentira. O no...


You Might Also Like

0 comentarios