La palabra de las cuatro letras

9/03/2012

Lo sabes cuando tan sólo piensas en esa felicidad, la que tú puedes llegar a proporcionarle, la que sólo te importa. No importa si sufres, no importa que te pase. Total... Sabes que es lo que quieres y solo quieres una cosa, y tanto como si la consigues o no, seguirás queriéndola. Lo reconoces cuando estás dispuesto a perder todo lo que tienes, cuando no te fijas en nada más, y cuando vives para ello. Todo tan inocente y dulce que me repele. Ser su esclavo es su peor condena, algunos lo son, yo no. Yo agradezco el no ser su prisionera, el no depender de ello, todo y que hay veces que extraño esa sensación... Mucha gente lo busca. O por entretenimiento o por soledad, pero buscar algo que surge sólo es tan absurdo como vivir a base de bombonas de oxigeno teniendo el organismo perfecto. 

Buscar lo innecesario es de desesperación e inmadurez. Yo soy inmadura, no por buscarlo sino por no ser capaz de respetarlo. No quiero algo de lo cual pueda disfrutar pero a la vez sufra por buscar ese previo disfrute. ¿A caso no es obvio? Tal vez le tenga manía, pero muchas veces creo que juego bien, y no me tira hacia atrás.

El amor es un juego por no llegarlo a ser nunca, y que todos digan que lo es. Es un juego porque hay ganadores y perdedores. Es un juego porque hay gente que no se atreve a jugar jamás. 

You Might Also Like

0 comentarios