Aplausos

6/05/2012

Intrépida, divertida, sincera, radiante, divina, extrovertida, curiosa, bella, determinante... Ella se ha dejado crecer por sí misma, y ahora el deslumbre de su simpatía e ímpetu por seguir han hecho que logre el máximo clímax de felicidad. 

Nadie le exige, nadie le ordena, nadie le riñe, nadie le engaña... Nadie es como ella. Ella era esa alma que se veía en todos, tenía ese algo. Vivía de las sonrisas de los demás, y su único objetivo era satisfacer su necesidad, la felicidad común. 

El egocentrismo y egoísmo de los demás, hizo que desapareciera poco a poco, que cada vez dejara una marca más fina en las vidas de los demás. Llegó el momento, en el cual ya no se notaba su existencia, ni sus ganas de vivir. Era completamente vacía e inexistente, ya no había dónde buscar.

La perdimos. 

Tras recuperarla me di cuenta que la esperanza es lo último que se pierde, no voy a dejar que me la quiten otra vez. Es mía y solo mía.

You Might Also Like

0 comentarios